sábado, 31 de octubre de 2015

Recomendaciones para ver online: El arca rusa

EL ARCA RUSA (Alexander Sokurov, Rusia, 2002), merece destaque por tratarse de una proeza desde el punto de vista técnico, ya que es la primera película en la historia del cine realizada en un único plano, sin cortes de edición, durante 90 minutos.

Ya Alfred Hitchcock había diseñado una puesta en escena similar con LA SOGA (1948), pero en verdad el plano único estaba trucado debido a imposibilidades técnicas de la época: para los rollos de 35 mm no había chasis que pudieran soportar más de 10 minutos de película; por esa razón la trama de 80 minutos que se desarrolla en una locación única fue resuelta en 8 "planos secuencia" de 10 minutos cada uno. Con un mecanismo de ingeniería magistral, Hitchcock planificó sus secuencias para que tuviesen esa duración y que a la vez, sobre el final de cada una de ellas, la cámara pudiese moverse tras una espalda o tras un mueble, para provocar naturalmente un negro que le permitiese realizar el corte y que luego, el siguiente plano, comenzara en el mismo punto y la cámara saliera de esa oscuridad para iniciar la siguiente secuencia, con el objeto de disimular el corte.

Muy poco después de El arca rusa, el film italiano VALS (2007) de Salvatore Maira, repitió la proeza de realizar un largometraje en un plano único.

El Arca Rusa es un viaje por la historia rusa pretextado a través del recorrido visual del museo Hermitage, en una puesta en escena milimétrica y perfecta al extremo. Pudo llevarse adelante en un plano único gracias a la tecnología digital que permitió filmar 90 minutos continuos en video de alta definición, transferido a un disco duro, y convertido luego a film de 35mm. Como resultaría imposible conseguir una fotografía esmerada como la que caracteriza al cine de Sokurov con una cámara que se desplaza por una importante cantidad de escenarios con distinta iluminación y temperatura de color, la película contó con un minucioso trabajo de pos producción para corregir luz y color, en algunos casos cuadro a cuadro.

Desde el punto de vista del contenido, la película es un homenaje a la Rusia zarista. Sokurov demuestra en ella su admiración por la aristocracia y omite los 70 años de revolución rusa que, mal que le pese, mantuvieron ese monumental museo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu comentario!